EN / ES





UN PROYECTO DE ISAAC MARRERO GUILLAMÓN 

︎︎︎




THIS SITE IS BEST VIEWED ON A LARGER SCREEN


.




Esta web propone un acompañamiento a la película documental Tindaya Variations. Está diseñada para explorar conexiones entre el film y el proyecto de investigación del que es parte – un estudio de la controversia que rodea a la montaña de Tindaya en Fuerteventura (Islas Canarias). 

Tindaya es varias cosas al mismo tiempo: un importante yacimiento arqueológico indígena, un entorno natural protegido, un recurso minero, y el emplazamiento propuesto para un proyecto monumental de arte público diseñado por Eduardo Chillida. Tindaya Variations aborda esta controvertida multiplicidad. La película se puede ver aquí. 


Introducción



Esta es la segunda capa de texto. En ella se exploran cuestiones conceptuales y teóricas y se incluyen referencias académicas relevantes. Estos textos están basados en – son variaciones de – las siguientes publicaciones:

Marrero-Guillamón, Isaac. 2020. ‘Monumental Suspension: Art, Infrastructure, and Eduardo Chillida’s Unbuilt Monument to Tolerance’. Social Analysis 64 (3): 26–47. Link. 

Marrero-Guillamón, Isaac. In Press. More than a mountain: the contentious multiplicity of Tindaya. Journal of the Royal Anthropological Institute.  

Multiplicidad



La montaña de Tindaya (Fuerteventura, Islas Canarias) es la parte interior de un gran volcán ya desparecido por la erosión. Tiene una antigüedad de unos 20 millones de años. En 1979 un arqueólogo aficionado descubrió cientos de grabados indígeneas cerca del pico. Estudios posteriores confirmaron la importancia del yacimiento, así como la centralidad de la montaña para los mahos que habitaban la isla antes de que fuera colonizada por Jean de Bethencourt y Gadifer de La Salle en el siglo XV.  

El descubrimiento supuso la designación de la montaña como un Bien de Interés Cultural en 1985. Poco después, fue nombrada Monumento Natural por su singularidad ambiental y paisajística. Sin embargo, a pesar de esta “protección”, el estado también concedió licencias mineras durante este periodo, permitiendo así la extracción de la roca de la montaña (traquita) en tres canteras en su ladera. 

Monumentos



 

En 1993, los gobiernos de Fuerteventura y Canarias se propusieron resolver la problématica situación de Tindaya, a la vez un espacio protegido y un recurso minero. A este efecto encargaron la redacción de un Plan Especial de Protección. El equipo encargado de redactarlo (PRAC1) desarrolló la idea de una “estación cultural”: una perspectiva integrada basada en la puesta en valor de los aspectos etnográficos, arqueólogicos, naturales, históricos, geológicos, etc. de la montaña. 

La realización de esta idea dependía de la paralización inmediata de la actividad minera, 
para lo cual se planteó el rescate de los derechos de explotación. El Gobierno rechazó la propuesta dado su coste, e instó al equipo a buscar una alternativa. Fue entonces que surgió la idea de una intervención artística en las canteras, mediante la cual se extrajera la cantidad de roca necesaria para financiar el Plan Especial de una forma respetuosa con la montaña. 

Eduardo Chillida fue el artista invitado para tal fin. Tras visitar la montaña, sin embargo, éste abandonó la idea de intervenir en las canteras, y planteó algo completamente diferente: “vaciar” la montaña excavando un enorme cubo en su interior, conectado al exterior por dos aperturas verticales y un túnel de entrada. La propuesta de Chillida transformó el escenario radicalmente. La idea de tener “un Chillida” en Fuerteventura sedujo profundamente a los políticos, que declararon la idea de “interés regional” y encontraron fondos para indemnizar a las compañías mineras que tenían los derechos de explotación de montaña. El gobierno abandonó el Plan Especial y a partir de 1995 se concentró en la promoción y planificación del gran proyecto monumental de Chillida. 

Estos hechos, a su vez, galvanizaron a activistas mediambientales y defensores del patrimonio arqueológico indígena, agrupados desde 1996 en la Coordinadora Montaña Tindaya. Su argumento, desde entonces, es que la obra de Chillida es incompatible con el marco legal de protección ya existente en Tindaya. La Coordinadora ha defendido su planteamiento haciendo uso de un amplio rango de tácticas, incluyendo entre otras acciones directas, actividades educativas y de difusión, denuncias y recursos.

1. Proyectos de Rehabilitación Ambiental de Canarias. See https://jmaceytuno.com/